Madrid y Barcelona, contra los poderes financieros en el décimo aniversario de la crisis