La crisis pasa factura a la vista de los niños