La crisis reduce el número de atascos