El asesino confeso de Pioz, en el chalé para reconstruir el cuádruple crimen