El presunto asesino de Pioz responde a un perfil psicótico