La Audiencia de Girona desmonta una a una las pruebas que incriminaban a Magentí