La costa gallega, en alerta roja por imponentes olas