Una obsesionada por los corsés afirma que es un arte a pesar de desviar los órganos