Las 'corpografías', el último grito en las galerías de arte