La contaminación y suciedad está acabando con nuestro sentido del olfato