El consumo de cítricos podría reducir el riesgo de derrame cerebral