La mitad de conductores y peatones fallecidos en 2012 había consumido drogas