Un guardia civil, condenado a 22 años de cárcel por envenenar a una compañera y a su familia