La condena media por violencia de género ha aumentado en dos años