Un estudio concluye que la dieta mediterránea aumenta el número de bacterias beneficiosas en el intestino