La policía alerta de que comprar productos falsificados puede financiar a terroristas