Diez comerciantes chinos han muerto en robos en los últimos cuatro años en España