Tres niños destrozan su colegio para no regresar a clases