¿Qué hay de verdad en la presión contra el diésel?