Los clientes de Funnydent: Sin dientes, sin implantes y sin dinero