Una dieta rica en grasas favorecería el desarrollo de metástasis