La ciclogénesis explosiva sacude Galicia