Llega a España la ciclogénesis explosiva