Un ciclista pierde los dientes antes que el móvil