“No hay cabida para dejar a un chico de 21 años tirado en una cuneta”