Un joven muere en un cibercafé de China tras jugar a un videojuego durante 19 horas