Querían aprobar el teórico de conducir con una ‘chuleta digital’ valorada en 2.000 euros