Una banda de chilenos podría estar detrás del atraco en Castelldefels