Un chico de 15 años se corta una mano al ser acusado de blasfemia en una mezquita