La mitad de las chicas se ha sentido discriminada