Los cerebros de quienes sufren anorexia o bulimia parecen anular el impulso de comer