Un cerdo para calmar a los viajeros inquietos