Lo que cuentan los cementerios de los ‘follones del siglo XIX’