Desarrollan células madre a partir de una simple muestra de sangre