Los celos están provocados por una baja autoestima y una idea "equivocada" del amor