El vecino de Barcelona que lucha contra las caceroladas a ritmo de Manolo Escobar