Un casting para que los fumadores protagonicen el peor papel de su vida