El castillo hinchable donde se hirieron cuatro niños no tenía licencia