Los carteristas, al acecho en las zonas más exclusivas de Madrid