Los gritos de un borracho provocaron el pánico en el metro de Barcelona