Los campos gallegos, anegados por las lluvias