De campeón del mundo a limpiar baños