El cambio de hora puede agravar alteraciones psiquiátricas ya existentes