El cambio de libros de texto enfrenta a los editores con padres y administraciones