Una cámara infrarrojos capta cómo responde nuestro cuerpo al frío