El calor extremo nos vuelve irritable y aumenta la posibilidad de conflictos