Despedimos el verano más caluroso en 52 años con mucho calor