La lección de paciencia de un cajero al ayudar a una anciana que solo tenía monedas