El maquinista se distrajo por una llamada de un controlador de Renfe