Encuentran los cadáveres de un padre y un hijo en el fondo de un barranco entre Portbou y Cerbère